Preguntas? Llamar Al 1-800-609-4818

Entendiendo Al Daño Del Cartílago

Escrito por OmegaXL on May 15, 2014

Hay tres tipos diferentes de cartílago dentro del cuerpo humano, dos de esos se encuentran en las articulaciones. El primer tipo, cartílago articular, es una superficie resbaladiza y, suave en los extremos de los huesos que ayuda a que se deslicen fácilmente el uno sobre el otro cuando movemos nuestras articulaciones. El fibrocartílago es una sustancia más gruesa y, más dura que actúa como un amortiguador previene que los huesos de golpeen uno contra el otro. Este tipo de cartílago se encuentra entre las vértebras y en la articulación de la rodilla.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas de daño del cartílago?

El cartílago puede dañarse debido a una lesión por impacto directo, como un accidente o una caída, pero el daño gradual debido al desgaste es mucho más común. En cualquiera de los casos, las personas que han dañado su cartílago experimentarán inflamación que puede o no ser visible desde el exterior, el dolor y en ocasiones gama limitada de movimiento o una sensación de que su articulación está “congelada” en una posición determinada .

Consulte con su médico

Es importante consultar con su médico si usted está experimentando dolor en las articulaciones lo suficientemente severo para pararlo de hacer sus actividades normales. Tenga en cuenta que el cartílago no tiene un suministro de sangre, por lo que se necesita mucho más tiempo para sanar en comparación con algo así como un desgarro muscular. Asegúrese de seguir las instrucciones de tratamiento del médico de forma consistente durante el tiempo que él o ella recomiende. Esto le dará a su cartílago tiempo para curar y prevenir más daños.

La primera prioridad cuando se trata de una articulación dañada es reducir la inflamación y el dolor que causa. El médico puede recomendar un analgésico que también reduce la inflamación – como la aspirina o el ibuprofeno, o si la inflamación es severa, se puede tratar con esteroides para reducir la inflamación rápidamente . Si usted está experimentando dolor y la rigidez debido a la inflamación de las articulaciones, considere la adición de un suplemento de Omega-3 a su rutina diaria. Los ácidos grasos Omega-3 pueden reducir la inflamación en todo el cuerpo, lo que ayuda a aliviar el dolor y mejorar su movilidad.

En casos más graves de daño del cartílago, el médico puede recomendar un tratamiento quirúrgico. Incluso si es necesaria la cirugía, la mayoría de los pacientes sólo requieren un procedimiento menor realizado a través de pequeñas incisiones. Esto puede implicar el rejuvenecimiento del cartílago, la eliminación de pequeños trozos de cartílago que se han roto, o cartílago injerto en áreas donde se ha desgastado. Si el cartílago ha sido destruido por una lesión devastadora o por algún daño sin resolver, su cirujano puede reemplazarlo o incluso la articulación entera si es necesario.