Preguntas? Llamar Al 1-800-609-4818

¿Por Qué Es La Dieta Estadounidense Deficiente En Grasas Omega-3?

Escrito por OmegaXL on May 9, 2014

Las estimaciones en los EE.UU. son que más del 90 por ciento de los adultos son deficientes en Omega-3. Si usted es un americano típico, comiendo lo que se ha convertido en una “dieta típica estadounidense,” es probable que usted y su familia, no están recibiendo suficientes grasas Omega-3 esenciales. El Comité Asesor de las Guías Alimentarias del 2005 de los EEUU indicó que el 70% de los estadounidenses son deficientes en ácidos grasos Omega-3, y desde entonces la condición ha empeorado. De acuerdo con la Fundación A. Weston Price, 20% de los estadounidenses tienen niveles sanguíneos de Omega-3 tan bajos que no se pueden detectar.

Con la abrumadora cantidad de pruebas que demuestran los numerosos beneficios para la salud de los ácidos grasos Omega-3 en la dieta, agravado por el hecho de que las grasas Omega-3 ADH y AEP se denominan “ácidos grasos esenciales” porque el cuerpo los necesita pero no puede sintetizarlos, se podría pensar que, entre todos los lugares en América, nuestra dieta sería plagada de Omegas-3. Sobre todo teniendo en cuenta que las grasas Omegas-3 ADH y AEP no sólo nos mantienen saludables, pero pueden también realmente nos mantienen vivos.

¿Vivo? Sí. Un estudio reciente de la Universidad de Harvard, en conjunto con el Centro de Control de Enfermedades encontró que la deficiencia de Omega-3 contribuye a 96.000 muertes cada año en los EE.UU.. Con unas estadísticas tan asombrosas que vienen marcadas por tal sorprendente circunstancias en un país aparentemente bien nutrido, no se puede dejar de preguntarse cómo podría posiblemente existir esta deficiencia.

Bueno, la respuesta es bastante simple. Parte de la razón es porque los estadounidenses normalmente no comen suficiente pescado, específicamente, de agua fría, capturados en la naturaleza, y pescados grasos como el salmón. Para empeorar las cosas, los alimentos altamente procesados – altos en las grasas Omega-6 inflamatorias – son ahora comida americana común. La deficiencia de grasas Omega-3 es una cosa, pero los niveles elevados de grasas Omega-6 empeoran las cosas. El cuerpo utiliza las grasas Omega-3 y Omega-6 para sintetizar hormonas importantes que el cuerpo necesita. En la búsqueda del cuerpo para mantener el equilibrio, esas hormonas tienen efectos opuestos. Los que se sintetiza a partir de grasas Omega-6 tienden a aumentar la inflamación – un componente importante del sistema inmunitario – mientras que las de grasas Omega-3 disminuyen la respuesta inflamatoria. Tanto las grasas Omega-3 y Omega-6 deben estar en equilibrio para una salud óptima. Por desgracia, según algunas estimaciones, la ingesta alimentaria de grasas Omega-6 supera la de Omega-3 de 25 a uno.

Estudios sobre la salud en todo el mundo indican que la “dieta occidental”, por lo general carece de pescados grasos que contienen Omega-3 AEP / ADH y contiene demasiados productos Omega-6 cargados a base de granos especialmente aperitivos, aceites vegetales y productos de animales alimentados con granos, es probablemente responsable de un aumento significativo en varias condiciones relacionadas con la mala salud cardiaca y cardiovascular y otras enfermedades relacionadas con la inflamación.